Asumo (porque la densa niebla existe)



Andar risueño el rostro cuando el alma es más triste.
Andar porque en los muelles la densa niebla existe.
R. González Tunón.


La valentía como el convenio
de componer un bobo sueño
cada día.
Ejecutar un deseo.
Efímero, que sea diurno
     Que sea efímero, nocturno.
Efímero que perdure
los minutos precisos para que se curen
esos otarios pregonando futuro.
     Que se curen
los indignados limosneando garantías,
     que se pudren
sin la valentía del bobo sueño cada día.


Debemos:
abofetearles la hipocresía barata
con nuestras bobas utopías.
Debemos:
Refregarles nuestras delicias
              comidas, acordes, anillos, poesía
              cigarrillos, salidas, cruzar las vías.
No más
no
pido más.   


Sólo así asumo con astucia
mi deber,
tanto en la renuncia
como en el placer.


Y ante todo, todo sueño
que por magno despeño,
ante todo, todo sueño
que abrazo por pequeño:
asumo hoy y para siempre
ser, y ser valiente.
   

Aunque al fin del día
      mi  bobo sueño sea
      no más que una nota al pie
      en una de las tantas páginas de tu sonrisa.






San Bernardo divino tesoro.  



3 comentarios:

Anónimo dijo...

zapado poemaaaa, me encanto!!!

Ombligo Verde dijo...

Gracias, anónimo. Siempre quise "zapar" un poema ;)

Maria Taurizano dijo...

Quiero suscribirme a tu blog. Soy Maria Taurizano, la que quiere subir al Krugger y el tiempo se lo impide.
-Te estaba esperando me dijo el guardaparques de mirada sabia. Se cancelaron las sendas de altura por la emergencia meteorológica.
Se me vino abajo el ánima. Y se me asomaron las primeras lágrimas del día.
El hombre me pedía disculpas. Pero si no es culpa de nadie, le decía yo. Es que yo tengo que dar la cara, me decía él, sí, le decía yo, pero qué cara, la cara de Dios.
-El tiempo te acompañó bastante, me consolaba el hombre.
Sí, es verdad. Falta el broche de oro, le dije yo.
-Parece que tendrás que volver, me dijo él. La senda te estará esperando.